ABONO FERMENTADO TIPO BOKASHI.

Es uno de los abonos fermentados más fácil y rápido de hacer por los agricultores, demora alrededor de 15 días su fermentación, dependiendo del tipo de clima en el que nos encontremos. Involucra nueve ingredientes básicos.

 

1. Una fuente de nitrógeno en el abono, pude usarse: Gallinaza de aves ponedoras bajo techo, pude sustituirse por sangre o harina de pescado, estiércoles o majadas. Se usan 300 kg.

2. Carbón quebrado en partículas pequeñas. Pueden utilizarse también los residuos de cenizas y carboncillos que quedan como restos en las cocinas de leña. Sirve Para mejorar la calidad y estructura del suelo. Se usan 150Kg.

3. Harina de arroz, concentrado de cerdos, afrechillo y / o cualquier tipo de harina rica en carbohidratos para proveer de energía a los microorganismos y acelerar el proceso de fermentación. Se usan 30 kg.

4. Cascarilla: de arroz, café, hierba seca, paja de habichuela (fréjol), pajas de maíz, trigo, cebada finamente picada. El objetivo de esta, es mejorar las características físicas del suelo, ampliando su porosidad y por consiguiente la aireación, infiltración y retención de humedad.

Esto mejora las condiciones existentes para la actividad microbiológica y un buen desarrollo radicular de las plantas. Se usan 300 kg.

5. Carbonato de calcio: Cal agrícola o cal dolomítica. Regula la acidez dentro del abono. Se usan 15kg.

6. Melaza: miel de purga, miel de panela. Es la principal fuente de energía para el proceso de fermentación. Es rica en potasio, calcio, magnesio y contiene elementos menores como boro. Se usa un galón. Se recomienda disolverla en agua antes de aplicarla.

7. Fermento: Levadura de pan, mantillo de bosque, Bokashi o alguna fuente de inoculantes microbiológicos para el proceso de fermentación. Se usan 300 gramos. La levadura es necesario disolverla en agua.

8. Tierra superficial del bosque: Es rica en microorganismos. Esta da homogeneidad y ayuda a retener o liberar gradualmente nutrientes. Se usan 300 kg.

9. Agua: tiene la función de homogenizar la mezcla y crear un ambiente propicio para el desarrollo y la reproducción de los microorganismos. Se aplica agua hasta humedecer la mezcla.

 

Los agricultores deben preparar este abono en un sitio protegido del sol, las lluvias y el viento. El piso debe ser a nivel y en lo posible tierra firme. Con las cantidades anteriormente mencionadas, se produce una tonelada de abono tipo Bokashi. Cada uno de los ingredientes se coloca en capas, sucesivamente y luego se empieza a mezclar con el fin de hacer una masa homogénea, procurando humedecerla con la solución de melaza y levadura. Una vez terminada la etapa de mezcla y controlada la uniformidad de la humedad, se la extiende en el piso de tal forma que el montón tenga entre 1,20 y 1,5 metros de ancho y máximo 50 cm. de alto, lo que facilita su adecuada aireación. Si se eleva demasiado la temperatura, se puede “quemar” el abono e interrumpir el proceso de fermentación. El aumento de la temperatura es un indicador de que el proceso se está realizando. Es importante tener presente que durante el resto del proceso, la mezcla no debe humedecerse más, porque daña el proceso. Para controlar la temperatura, la mezcla debe voltearse inicialmente dos veces al día (durante 3 o 5 días), posteriormente se lo hará una sola vez al día. Recordemos que es necesario tener presente, que el sitio donde se prepara debe estar aislado, puesto que en los primeros días salen malos olores. Luego de estar listo el bokashi, se guarda en sacos, el tiempo máximo de duración del abono es de 3 meses, pasado este tiempo los microorganismos pierden su actividad.

 

Posible orden de las capas:

1. Cascarillas

2. Tierra superficial rica en microorganismos.

3. Fuente de proteína (Gallinaza)

4. Carbón partido

5. Mogolla o harina

6. Cal agrícola

7. Agua

Nota: Los abonos tipo Bokashi solo se recomiendan para iniciar un proceso de producción agroecológica. Pero NO se recomienda su uso permanente por su alto potencial de microorganismos, los que a mayor cantidad pueden generar procesos de competencia.

Bibliografía:

Salazar Villarreal Myriam Del Carmen, 2010. "Alternativas para la Recuperación de la Fertilidad de los suelos en nuestras Fincas y Chacras". Revisión y estilo: Juan Gabriel de la Roche. 1ra Edición. Quito, Ecuador. Diseño Y Diagramación: Patricio Hidalgo Hojas y Signos. Coordinadora Ecuatoriana de Agroecología – CEA. Pontevedra 553 y Vizcaya. Quito – Ecuador. Páginas: 12 - 14.

La Autora: Cooperante Progressio-CEA. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..

En este artículo vamos a recordar cómo hacemos la abonera en cajón o en forma de corral.

• El terreno donde la instalaremos debe tener buen drenaje, con un pequeño desnivel, para evitar encharcamientos y tener la posibilidad de ser cubierto.

• La abonera debe tener en el centro mayor altura que en los costados.

• Las diversas capas de residuos vegetales deben tener más o menos un espesor de 20 centímetros, mientras que las capas de residuos animales 10 entímetros.; las de fuentes minerales deben tener un espesor de 2,5 centímetros. Estas capas se repiten sucesivamente hasta lograr una altura de 1  a 1,5 metros. Luego de colocar cada capa, agregamos la suficiente agua para humedecerla. Cuando finalicemos de colocar las distintas capas humedecemos hasta saturar todo, y cubrimos con una capa de tierra de 2,5 centímetros y hojas secas. Es importante colocar unos palos atravesados para facilitar la aireación en los procesos de descomposición. Es importante mencionar que en la elaboración de la compostera, si contamos con diversos tipos de estiércol o majadas, estas no deben mezclarse, ya que el nivel de descomposición en cada estiércol es diferente. Por ello, se recomienda tenerlos separados y al momento de preparar la abonera, ir incorporando en la parte inicial el estiércol que tiene un proceso de descomposición más lento (como es el de caballo o chancho), y poner en los niveles superiores los estiércoles de mejor grado de descomposición (el de vaca, ovejas). Es importante tener presente que cada serie de tres capas (residuos, estiércol, cal), se inicia nuevamente con residuos vegetales. La pila de compost requiere de un manejo y control periódico para garantizar condiciones controladas de humedad, temperatura, aireación, que permita el crecimiento adecuado de los microorganismos que realizaran la descomposición. La compostera en cajón debe tener tres cajones, para que cada mes que se voltea la pila, pueda ser llenada nuevamente. De esta manera, podremos tener compost permanentemente en nuestra chacra o finca.

 

Explicación de las distintas capas presentes en nuestra compostera:

 

1. Palos aireadores

2. Residuos vegetales; 20 centímetros

3. Residuos animales; 10 centímetros

4. Capa de minerales, cenizas, cal; 2.5 centímetros

5. Capa de tierra rica en microorganismos

6. Agua

7. Residuos vegetales y así sucesivamente hasta llegar a un altura de 1-1,5 metros.

El ANCHO de la compostera puede ser de un metro de ancho por dos de largo:

Abonera en forma de corral y abonera en forma de cajón:

 

Salazar Villarreal Myriam Del Carmen, 2010. "Alternativas para la Recuperación de la Fertilidad de los suelos en nuestras Fincas y Chacras". Revisión y estilo: Juan Gabriel de la Roche. 1ra Edición. Quito, Ecuador. Diseño Y Diagramación: Patricio Hidalgo Hojas y Signos. Coordinadora Ecuatoriana de Agroecología – CEA. Pontevedra 553 y Vizcaya. Quito – Ecuador. Páginas: 11 – 12.

La Autora: Cooperante Progressio-CEA. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Aportes de los Abonos Verdes Usados en la Agricultura Orgánica como Cobertura

Jairo Restrepo Rivera

Ingeniero Agrónomo

Colombia, febrero 1996

Documento descargado de la siguiente dirección electrónica de internet:

www.cocyp.org.mx/cocyp_admin/.../tb.../1713_Capitulo%20VI.doc

 

Ver documento completo....

La agricultura ecológica pretende reproducir  “ecosistemas estables”, esto es, fomenta la interrelación cíclica entre plantas y suelo: la planta para crecer necesita un suelo fértil; el suelo, a su vez, necesita de la planta para mantener su fertilidad natural. Para esto, se debe considerar los siguientes aspectos:

  • El suelo alberga una gran diversidad de plantas y animales, esta diversidad, garantiza la estabilidad del sistema, todo organismo vivo tiene una capacidad de carga, si se exagera se agota.
  • Funcionamiento cíclico: los ciclos de un ecosistema estable se caracteriza por un permanente reciclaje de sus sustancias.
  • Buen aprovechamiento energético: en un ecosistema estable la energía siempre es aprovechada óptimamente (energía solar, transformada por la fotosíntesis).
  • Nutrición equilibrada: en in ecosistema suelo-planta estable, la nutrición vegetal tiene lugar en forma lenta.
  • Buena protección: la vegetación protege al suelo de erosión, lixiviación e insolación.
  • Vitalidad: funciona en los sistemas vivos, se regulan por diversas sustancias, ejemplo, la materia orgánica.
  • Estabilidad y compatibilidad en el entorno: un sistema suelo-planta estable no perjudica el resto del ecosistema.

 

Bibliografía:

Olivera, Julio. 2001. Manejo Agroecológico del Predio. Guía de Planificación. 1 era. Edición. Coordinadora Ecuatoriana de Agroecología –CEA- Página: 87

Por su parte, Olivera, J. (2001), refiriéndose al manejo y conservación de suelos  y como sugerencias básicas para la planificación y transición al sistema agroecológico, recomienda en primer lugar, que la familia campesina y los promotores realicen conjuntamente un minucioso diagnóstico del subsistema suelo para identificar las potencialidades y las debilidades que se presentan en su manejo.

“Todo proceso de transformación del sistema productivo tiene que empezar analizando y proyectando las distintas mejoras”, estas mejoras pueden ser:

“Si el suelo tiene pendiente y por lo tanto esta sujeto a erosionarse, la medida más atinada será iniciar con actividades que regulen este fenómeno, con prácticas que tengan correspondencia con la capacidad de recursos y mano de obra que dispone la familia campesina. En este proceso se tienen que buscar aliados naturales, como los siguientes”:

 

"Alternativas para la Recuperación de la Fertilidad de los suelos en nuestras Fincas y Chacras".

Conceptos Básicos:

Desde el punto de vista agroecológico, en la recuperación, conservación y manejo des suelo se deben tomar en cuenta los siguientes principios fundamentales:

  1. Optimización y uso adecuado de los recursos locales de la finca
  2. Conservación de los recursos de la finca
  3. Erradicación del uso de agrotóxicos
  4. Aprovechamiento de la mano de obra familiar

En el suelo se pueden identificar varios estratos: una capa superior en donde ocurren una serie de acciones y reacciones entre los organismos que lo integran, gracias a las cuales el suelo es capaz de suministrar los nutrientes necesarios para el crecimiento de las plantas.

Entre las prácticas utilizadas por nuestros agricultores para la conservación del suelo podemos mencionr las siguientes: