"Alternativas para la Recuperación de la Fertilidad de los suelos en nuestras Fincas y Chacras".

Conceptos Básicos:

Desde el punto de vista agroecológico, en la recuperación, conservación y manejo des suelo se deben tomar en cuenta los siguientes principios fundamentales:

  1. Optimización y uso adecuado de los recursos locales de la finca
  2. Conservación de los recursos de la finca
  3. Erradicación del uso de agrotóxicos
  4. Aprovechamiento de la mano de obra familiar

En el suelo se pueden identificar varios estratos: una capa superior en donde ocurren una serie de acciones y reacciones entre los organismos que lo integran, gracias a las cuales el suelo es capaz de suministrar los nutrientes necesarios para el crecimiento de las plantas.

Entre las prácticas utilizadas por nuestros agricultores para la conservación del suelo podemos mencionr las siguientes:

 

Plantas de cobertura: por ejemplo, maní forrajero (Arachis pintoi), siempre viva (Commelina difusa)

  • Cobertura vegetal muerta: residuos de cosecha
  • Abonos verdes: consiste en sembrar una mezcla de cultivos de leguminosas y cereales, los cuales son incorporados al suelo antes de su floración
  • Siembras en contorno o curvas de nivel: son prácticas de conservación de suelo, como:  barreras vivas, franjas de contención, terrazas de formación lenta, entre otras
  • Agroforestería
  • Rotación y siembra de policultivos

Los biopreparados o abonos orgánicos:

La producción de abonos orgánicos a través de la utilización de estiércol y desechos, permite la producción local de abonos líquidos y purines, los cuales son transformados  en ácidos húmicos y fúlvicos que permiten la recuperación de los suelos en forma acelerada. De acuerdo con esto y teniendo en cuenta las exigencias especificas del cultivo, de las condiciones agroclimáticas, se deben proveer de diversos tipos de abonos orgánicos o biopreparados, los cuales pueden ser: abonos orgánicos sólidos como por ejemplo el compost, el lombricompost, el bokashi; los cuales se aplican al suelo en forma periódica y proveen al suelo y a las plantas con elementos mayores como nitrógeno, potasio y fósforo. Para suplir deficiencias nutricionales de elementos menores o para generar la actividad del “edafón”, aplicamos abonos orgánicos líquidos enriquecidos con elementos menores que pueden ser foliares o aplicados directamente al suelo. Estos abonos líquidos, actúan como estimulantes del crecimiento, revitalizadores o activadores del suelo (caldos microbianos o bioles, tés de estiércol, y purines, etc.), o suplen deficiencias de elementos menores y previenen algunas enfermedades fungosas (como lo hacen: el caldo súper magro, caldo visosa).

ABONOS ORGANICOS SÓLIDOS

Uno de los principales objetivos en nuestra finca agroecológica, es el reciclaje de nutrientes y energía, a través del cual deseamos restituir a la tierra buena parte de los nutrientes que se han extraído con la cosecha, lo que lograremos empleando algunas técnicas descritas a continuación:

COMPOST O ABONERA.

El compost es un abono orgánico producto de la descomposición de residuos vegetales y animales. Este proceso de descomposición y fermentación, ocurre bajo condiciones aeróbicas. El uso de composta aporta de manera natural los elementos esenciales (16 minerales) que las plantas requieren para su normal desarrollo.

Las aboneras pueden hacerse de varias formas: De pila o montón sobre el suelo; de hoyos o fosas; o simplemente sobre el suelo haciendo un cajón de madera o con los recursos locales disponibles.

Los materiales requeridos para iniciar la producción de compost son:

a. Una fuente de materia rica en carbón (celulosa, lignina, azúcares). Los obtenemos de residuos de cosechas: aserrín de madera, tamos de fréjol, habichuela, haba, trigo, cebada, maíz, cascarilla de arroz, bagazo de caña de azúcar, pajas, pulpas de café, cacao, frutas, rastrojo, ramas y hojas verdes, desechos orgánicos de la cocina.

b. Fuentes ricas en nitrógeno: la podemos obtener de los estiércoles o majadas de animales de toda clase (estiércol de chancho, vacas, ovejas, cuy, etc.); gallinaza; sangre; harina de huesos; hojas de leguminosas; capa superficial del bosque

c. Fuente de materia mineral: como cal agrícola, roca fosfórica, ceniza vegetal y tierra común.

Bibliografía:

Salazar Villarreal Myriam Del Carmen, 2010. "Alternativas para la Recuperación de la Fertilidad de los suelos en nuestras Fincas y Chacras". Revisión y estilo: Juan Gabriel de la Roche. 1ra Edición. Quito, Ecuador. Diseño Y Diagramación: Patricio Hidalgo: Hojas y Signos.Coordinadora Ecuatoriana de Agroecología – CEA. Pontevedra 553 y Vizcaya. Quito – Ecuador. Páginas: 5 – 10.

La Autora: Cooperante Progressio-CEA. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..